Barcelona ultima su nuevo servicio Bicing, con bicicletas eléctricas y convencionales

Nou Barris y San Andreu serán los distritos en los cuales arrancará la transformación del servicio de Bicing que llegará a todos los barrios de la ciudad de Barcelona y combinará bicicletas eléctricas y convencionales.

La teniente de alcalde de Ecología, Urbanismo y Movilidad, Janet Sanz, ha incidido que el nuevo sistema permitirá que el Bicing, que empezó a funcionar hace 12 años, pueda llegar a barrios de orografía complicada como Ciudad Meridiana, donde los vecinos hace años que piden poder usar este servicio.

El nuevo servicio gestionado por la UTE 'Pedalem Barcelona' estará disponible por los usuarios las 24 horas de los 365 días del año. Se le adjudicó el contrato del servicio por los próximos 10 años Pedalem Barcelona por un precio de 163 millones de euros.

Para realizar el cambio de manera progresiva, durante los tres primeros meses funcionarán paralelamente el sistema antiguo y el nuevo, pero los ciclistas tendrán que utilizar las estaciones de origen y destino, de un mismo sistema. En abril se implantará la opción de reserva anticipada y el acceso al servicio vía tecnología NFC, además de incrementar las estaciones y el número de bicis eléctricas.

Por un  coste de 50 euros anuales, los ciudadanos de Barcelona podrán disfrutar de un servicio que cuenta con 7.000 bicicletas disponibles en 519 estaciones mixtas donde podrán encontrar bicicletas mecánicas o eléctricas indistintamente, sin necesidad de pagar el suplemento de 14 euros que se tenía que abonar en el sistema anterior si se quería utilizar el modelo eléctrico.

Otro rasgo característico de las estaciones es que su instalación no requiere la realización de obras de calado en el espacio público pues se sustentan sin movimientos con su propio peso.

Las estaciones mixtas contarán también con tres posibles métodos de acceso al sistema: con la tarjeta inteligente sin contacto, el smartphone con tecnología NFC o la aplicación móvil.

En cuánto el modelo de las bicicletas, se ha intentado que tanto los modelos mecánicos como los eléctricos tengan un chasis común que favorezca un aspecto indistinguible. La regidora de Movilidad Janet Sanz ha expuesto los motivos de la homogeneización de estilo diciendo que "Esto se ha hecho así para intentar que el cambio entre una bici y otra sea muy sencillo.Empezamos con unas cuántas bicicletas eléctricas pero este es un contrato largo, que durará años, y queremos tener la flexibilidad de incorporar más bicis eléctricas o mecánicas según el uso".

Las bicis también contarán con un freno de tambor delantero y un freno de disco posterior; protector de cadena; guardabarros delantero y detrás; sistema de iluminación LED y cuadro de aluminio, que es más ligero y duradero.

La única diferencia que mantendrán las convencionales con las eléctricas es el equipo de asistencia eléctrico que tendrán estas últimas. Las eléctricas contarán con un cambio automático; una batería de alta capacidad que permitirá recorrer 60 kilómetros; tecnología de asistencia al pedaleo; un motor de 250W integrado en la rueda posterior; propulsión sin ruido ni vibraciones, y un indicador del nivel de batería, así como de encendido y apagado.